¿que utilidad le das a la informacion de nuestro blog?

jueves, 25 de abril de 2013

Características del altar de muerto



Poner un altar de muertos requiere de mucho ingenio e imaginación, pero sobre todo es importante conocer qué debe llevar porque cada objeto que se coloca tiene un significado especial.

El altar se coloca para recibir a los muertos que visitan a sus familiares, por lo que se les tiene que dar gusto con aquello que era de su agrado mientras vivían.

Debe tener tres niveles, la parte alta representa el cielo y ahí se colocan las imágenes de los santos, en medio está el limbo y ahí va la foto de los muertitos que están “purgardo” sus pecadillos y la tercera es la tierra y en ella se colocan todas las ofrendas.

Alrededor o en la puerta de la habitación en donde se coloque, debe tener un arco que simboliza el permiso que da San Pedro, para que las almas puedan salir y regresar al paraíso y enfrente se coloca un caminito de pétalos de flor de cempoatxóchitl para que los muertos se guíen ayudados por su hermoso color amarillo fuerte. 



En un altar no pueden faltar, sillas para todos los difuntos, sus fotos, la imagen de algún santo, sal, agua, velas, comida, flores de cempatzóchitl, siempreviva, terciopelo o nube. También se colocan papeles picados, figuras de calaveras en barro o cartón, ollas de barro, copales con incienso, calaveras de azúcar con el nombre del muertito y uno que otro vivo, un petate y los que fueron sus objetos personales preferidos. Los altares dedicados a las ánimas de los niños muertos incluyen juguetes, dulces y otras golosinas de azúcar llamadas “alfeñiques”.

Bajo el altar, se coloca un petate y junto unas sillas para que descansen los difuntos después de su largo recorrido. La foto del difunto no puede faltar y es para recordar cómo era en vida, el altar puede ser para varios muertos al mismo tiempo.

Los alimentos son colocados en ollas de barro, como lo hacían nuestros antepasados y no es que los muertos en verdad se vayan a comer todo lo que hay, lo que hace su espíritu es que al probar los alimentos les quita su olor y sabor, es decir les quitan la “esencia” y con ello quedan muy satisfechos.

En un buen altar, no puede faltar mole, arroz, pipián, hojaldras, chiles, tamales, "pezuñas" o pan blanco, pan de muerto, dulce de calabaza o tejocote, agua y algunas bebidas mexicanas, como el tequila y el pulque o una botella de licor. También se ponen frutas de temporada como naranjas, mandarinas, guayabas, cañas, jícamas, melones.

En la mesa se colocan vasos con agua, que sirven para que los difuntos que vienen del purgatorio se refresquen y beban para que sus pecados se purguen o sea se perdonen. La sal se coloca para los niños que murieron sin ser bautizados.

Las velas simbolizan la luz contra la oscuridad de la muerte. Sirven para iluminar el camino de los difuntos para que lleguen con bien, generalmente se colocan en candeleros de barro, uno por cada difunto y otro más por las almas olvidadas.

La mesa es cubierta y decorada con papel picado, que son mantelitos de papel de china, que recortados cuidadosamente presentan imágenes de la muerte en un sin fin de formas y figuras. Generalmente se usa el color naranja, que representa el luto prehispánico y el morado que es el color de luto de la Iglesia Católica. Se supone que a través del papel picado pasan los espíritus de los difuntos, por eso se colocan también en las puertas y colgados de pared a pared.

El copal con incienso, es para que las almas adultas se guíen a través del olor. Para guiar a las almas de los chiquitos, se colocan ofrendas desde la puerta para que sepan bien a dónde los esperan.

Por supuesto no pueden faltar las calaveritas de dulce, elaboradas con azúcar, agua hervida y limón. Se decoran con papel metálico en los ojos y betún de colores para los detalles de la cara. En la frente llevan el nombre de la persona viva o muerta a quien se van a ofrecer.

El pan de muerto es una sabrosa tradición mexicana, sobre él se colocan bolitas de la misma pasta que simbolizan las lágrimas y unas tiritas que supuestamente son los huesos. Tomado con un espumoso y calientito chocolate es delicioso.
 


Todos los elementos que componen un altar de muertos tienen su significado y simbolizan algo.
El Arco:
Realizado con carrizo de cañas, ramas de limonada o palma, hojas y tronco de plátano , flores de cempasúchil o flor de muerto, flores de papel crepé, banderitas de papel picado y donde cuelgan frutas y figuras de azúcar y cuya representación o significado es que el Señor (Dios) está con ellos.
Flor de Cempasúchil
Es la flor de muertos de los aztecas, fue lo que el Dios Huitzilopochtli les concedió como una forma de señalar las tumbas de los difuntos, esta flor es amarilla o anaranjada como el sol. Zempoal - Xóchitl significa veinte flores o flores de una sola cuenta y simbolizan la dualidad entre la vida y la muerte. En el altar pueden ir oras flores naturales o artificiales.
Sábana o mantel blanco
Representa la pureza. El mantel o frontal se adorna con pensamientos o epitafio
Veladoras y velas de cera pura encendidas.
Es junto con la flor de cempasúchil uno de los elementos principales, representa la religión católica y es el símbolo de la luz que expresa a Cristo caminando al cielo y la tierra, se colocan a los lados del camino de flores para ir guiando a cada una de la almas a su respectivo altar, ya que alumbran el camino de los difuntos a su llegada a las tinieblas. También se cree que la luz aleja todo mal que se interponga en el camino de las almas. Otro significado de las veladoras es que representen un lugar en la mesa para cada difunto, se coloca además una vela extra para él ánima sola, (espíritu) que vaga sola o sea los que no tienen familia. Las velas y veladoras de ser posible deben de ser de colores: las blancas para las vírgenes, las azules para los jóvenes, las verdes para los niños y las negras para los casados y adultos.
Fotografía.
De la persona a quien se dedica el tributo.
Objetos personales.
Indica la personalidad del difunto y pueden ser utensilios de trabajo así como ropa nueva ya que los muertos antes de reunirse en la mesa desean vestir sus mejores galas. A los niños se les pone juguetes de madera, palma o barco.
Imágenes de santos.
A los que fue devoto el finado o a quienes se les encomienda el descanso de su alma, se coloca al centro del altar, son dos imágenes que no pueden faltar: el Cristo de la Trinidad y la Virgen de Guadalupe.
Un camino de pétalos de flor de cempasúchil y piedras blancas
se coloca desde la puerta de la entrada hasta el altar como guía y aroma para que los muertos se acerquen al altar y recibir las ofrendas que ahí se les ponen.
Servilletas y manteles de papel china picado.
Se utiliza blanco para los niños y para los adultos negro, morado o de otro color de preferencia con la imagen de la muerte en situaciones diversas cantando, comiendo, vestida de gala, vestida de novia... pueden ser otras figuras: plátanos, flores,. El color que debe predominar es el morado porque significa luto.
Adornos mexicanos diversos.
Con el propósito de representar la alegría: banderitas de colores de papel picado, en una naranja, cadenas de papel.
Copal o incienso.
En sahumerio o cazuelas para purificar el ambiente y como guía para el alma de los difuntos. El copal indica que se recibe un alma ya juzgada y que goza de la gracia de Dios.
Agua (Algunos colocan agua bendita)
Para la sed, ya que los difuntos llegan sedientos por su largo viaje.
Sal.
Para evitar que lleguen ánimas negras o del mal. Para los sinsabores y altibajos de la vida.
Cruz de cal con limón.
Representa los cuatro puntos cardinales.
Vara de rosa
Para liberar al muerto del demonio o para ahuyentar a los malos espíritus.
Piñata de olla de barro.
Adornada con papel de china de colores.
Un moño de color negro.
Como símbolo de luto.
Calaveritas.
Pequeñas estrofas en rima que aluden a la forma de ser del muerto o que cuentan alguna anécdota de su vida. También se componen calaveritas a diversos personajes que están con vida a manera de burla.
Canasta de carrizo, ayate o morral.
Para que el muerto tenga donde llevar la ofrenda.
Huaraches
Calaveritas de azúcar.
Con el nombre de los amigos y parientes que participen en la puesta del altar. Ofrendas
Alimentos, significan las necesidades de los difuntos de fortalecerse para caminar en el más allá, hacia el lugar que habitan los dioses, los alimentos se colocan sobre una mesa en el centro de la casa en trastes o chiquihuites nuevos de preferencia. La comida debe ser la que le gustaba al desaparecido y tiene que ser muy aromática porque los difuntos se alimentan principalmente del aroma.
Entre los alimentos que no deben de faltar en un altar podemos mencionar: Frutas diversas (naranja, lima, mandarina, manzana, caña), verduras (chayóte, elote), dulces tradicionales ( calabaza, camote, calabaza en tacha, arroz con leche), platillos diversos (mole, asado, tamales, arroz, frijoles, tortillas, gorditas de maíz, atole, pan de muerto, champurrado, chocolate, café, aguas frescas, puros, cigarros, aguardiente).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada